Madre Tiene Problemas Para Viajar En Avión Con Sus Hijos Y Un Ángel Aparece Para Ayudarla

Madre Tiene Problemas Para Viajar En Avión Con Sus Hijos Y Un Ángel Aparece Para Ayudarla

Compartir el vuelo de avión con un niño gritón es una experiencia desagradable. Sin embargo, hay que reconocer que todos nosotros en algún momento nos portamos mal durante nuestra infancia. Por eso, lo importante es no culpar únicamente al adulto responsable. Lo mejor es armarse de paciencia, empatizar con la situación y preguntar si uno puede ayudar de algún modo.

Volar con niños

A menos que ustedes sean de aquellos que se relajan en un vuelo o de aquellos que tienen el dinero suficiente como para ir en primera clase, la mayoría de los viajes en avión no son objeto de disfrute.

Volar con niños

Además, volar con niños a bordo puede transformar la experiencia en una pesadilla. Sin embargo, todos los padres terminan haciéndolo eventualmente.

Madre por partida doble

Una de las personas que seguramente tiene claro lo difícil que es volar con niños es Becca Kinsey, de Dallas (Estados Unidos). Ella y su esposo, Blake, son los maravillosos padres de James y Wyatt, dos niños que, por suerte, se comportan muy bien.

Madre por partida doble

Desafortunadamente, la mujer pronto aprendería que sus pequeños sabían exactamente qué hacer para ponerla a prueba. El calvario del que les hablaremos tuvo lugar en diciembre de 2018, cuando los chicos y su madre viajaban de regreso a casa en avión para reencontrarse con su papá.

Un largo viaje por delante

Blake estaba listo para recibir a su familia en el aeropuerto de Dallas, pero antes de que eso ocurriera su esposa e hijos debían volar durante 4 horas. Los niños tenían 2 y 5 años respectivamente y su madre debía ocuparse de ambos a la vez. ¿Qué podía salir mal?

Un largo viaje por delante

Bueno, ciertamente muchísimas cosas. Becca pronto descubriría que se hallaba en una de las batallas más grandes de su vida. Ella no tenía idea de lo estresante que podía ser la situación. Lamentablemente, lo aprendió por las malas.

Al borde de las lágrimas

Todo comenzó minutos antes de subir al avión. Mientras la familia estaba en la fila de seguridad, Becca hacía su mejor esfuerzo por consolar a Wyatt (que estaba gritando y llorando a la vez) y por cargar a James (que estaba demasiado cansado para caminar).

Al borde de las lágrimas

Había muchísima gente en línea y la esposa de Blake hacía todo lo posible por mantener la calma y hacer que sus hijos llegaran a la puerta a tiempo. Pero en realidad estaba al borde de las lágrimas. Necesitaba que su marido estuviese allí ayudándola.

Saltándose la fila

Entonces, una señora que se encontraba mucho más adelante en la fila le ofreció su ayuda. Cuando Becca contó esta historia en las redes sociales, le agradeció a cada una de las personas que le tendieron una mano.

Saltándose la fila

Escribió sobre este momento: “De la nada, me encontré con otra madre que frenó la línea para el control de seguridad y me gritó ‘Ven, pasa delante mío. Créeme, ¡sé por lo que estás pasando!’ Estaba asombrada. No me había percatado de que la gente pudiera ser tan amable”.

Una mano extra

Afortunadamente, la suerte de Becca no se terminó ahí. A medida que avanzaba hacia adelante en la fila, le agradecía a la primera señora que le había extendido su mano. Luego, cuando tuvo que recoger sus pertenencias, otra mujer le dijo “Dame todo, ¡te ayudo!”.

Una mano extra

Fue ella quien cargó todas sus valijas y bolsos hasta el puesto de seguridad, asegurándose de que todo fuera acomodado apropiadamente. Entonces, le dijo a la esposa de Blake: “Sé lo difícil que puede ser. Quiero estar segura de que llegarás a tomar tu vuelo”.

Totalmente agradecida

Becca no podía creer toda la ayuda que estaba recibiendo. Esa señora no solo la ayudó a pasar por el control de seguridad sino que cargó sus bolsos hasta la puerta de embarque. Era una mujer muy amigable, que le explicaba que había tenido que pasar por lo mismo cuando viajó con sus pequeños.

Totalmente agradecida

Ella sabía lo demandante que podía ser el trabajo. La esposa de Blake se sentía muy bien. Gracias a esta “hada madrina” había podido llegar a tiempo para abordar el avión. Ahora podía relajarse un poco.

Lucha a bordo

Lamentablemente, la paz no reinó por mucho tiempo. Apenas el avión comenzó a deslizarse por la pista, Wyatt empezó a llorar de nuevo. El pequeñín estuvo tremendamente angustiado durante 45 minutos, que Becca sintió como los más largos de toda su vida.

Lucha a bordo

Pero luego, algo inesperado sucedió: ¡el niñito se quedó profundamente dormido! Finalmente su madre podría relajarse, cerrar los ojos y quizás descansar un poco. Aunque ella no lo sabía aún y para su fortuna, otra extraña estaba a punto de ofrecerle su ayuda.

Una extraña

Mientras Wyatt dormía en su regazo, su madre decidió respirar por un segundo para calmarse. Sin embargo, unos minutos después James se despertó. Entonces, la mujer que tenía el asiento contiguo al de Becca le ofreció su ayuda.

Una extraña

Le dijo: “Se nota que necesitas un descanso. ¿Qué te parece si lo tomo por un rato así tú te relajas?”. La esposa de Blake no lo podía creer. ¿Por qué todo el mundo era tan amable con ella? Aceptó la oferta y le entregó a su segundo hijo.

La ayuda que necesitaba

En este punto no había transcurrido aún ni la mitad del viaje, por lo que cualquier mano que se ofreciera a colaborar era bienvenida. Wyatt siguió durmiendo en el regazo de la señora por otra media hora más.

La ayuda que necesitaba

Durante ese tiempo, Becca empezó a observar a la mujer. Nunca la había visto en su vida y sin embargo ella había estado dispuesta a tomar en brazos al niño y tratarlo como si fuese suyo. La esposa de Blake estaba impresionada, aliviada y empezaba a relajarse.

Un vuelo feliz

Wyatt se quedó con la señora durante el resto del vuelo. Incluso cuando se despertaba, el niño elegía permanecer con una perfecta desconocida. Sonreía, se reía e incluso jugaba con ella. Se veía que se sentía cómodo.

Un vuelo feliz

Becca no podía parar de observarlos. Estaba tan increíblemente feliz de que su hijo estuviese despierto y no llorando… Ella pensaba que el viaje iba a ser una pesadilla, pero gracias a esta misteriosa ayudante, todo estaba resultando mejor de lo esperado.

Un ángel

Becca terminó entablando una amistad con la señora. Cuando el avión aterrizó, esta mujer insistió en cargar a Wyatt un tiempo más. El niño estaba más que feliz de acompañarla. Cuando desembarcaron, la esposa de Blake le agradeció.

Un ángel

SIn embargo, antes de despedirse, la extraña le dijo al pequeñín que no se preocupara, que iban para el mismo lado. Luego, lo alzó en brazos hasta la cinta de retiro de equipajes, en la que el padre los esperaba. ¡Esta hada madrina misteriosa parecía un ángel enviado directamente desde el cielo!

Compartiendo su historia

En ese momento, la misteriosa mujer le entregó a Blake a su hijo, abrazó a su esposa y dijo “Feliz Navidad, tienen una hermosa familia”. Esa fue la última vez que la vieron, pero la madre de los niños la recuerda hasta el día de hoy.

Compartiendo su historia

Becca estaba tan impresionada por los hechos que decidió compartir su historia en las redes sociales. Escribió: “Pensé que era una buena idea volar sola con pequeños de 2 y 5 años de edad respectivamente. Fue difícil, pero un ángel apareció en mi camino”.

Volviéndose viral

La historia de Becca se volvió viral muy rápidamente. Desde entonces, su publicación en las redes sociales fue compartida 11 mil veces y recibió más de 750 mil “me gusta”. El mundo se emocionó con sus palabras.

Volviéndose viral

La misteriosa mujer que apareció en el avión no tenía por qué ayudarla, pero aún así decidió tenderle su mano en todo lo que estuviera a su alcance. La gente que leyó el texto de la esposa de Blake estuvo de acuerdo en que esa señora era un ejemplo de bondad.

Generando conciencia sobre el tema

Después de ver la velocidad con la que su publicación se volvía viral, Becca decidió que debía aprovechar el momento al máximo. Por eso, editó el texto, agregando la siguiente pregunta: “¿Qué ocurriría si todas las personas que compartieron mi historia hicieran una donación de 5 dólares americanos a ‘Kidd’s Kids’?”.

Generando conciencia sobre el tema

“Realmente haría la diferencia, ¡así que por favor háganlo!”. La madre de los niños explicaba que esa organización benéfica se encarga de llevar a ‘Disney World’ a los pequeños que viven en condiciones terribles.

“Una historia preciosa”

A medida que la historia se desparramaba por internet, más gente accedía a ella, la leía y la comentaba. Un usuario escribió: “Wow. Estoy muy emocionado. Esta es una historia preciosa. Con todo el odio que vemos hoy en día, realmente me alivia al corazón escuchar esto”.

“Una historia preciosa”

“Se trata de una madre ayudando a otra. Muchas gracias por compartir esto. Es maravilloso ver cómo las mujeres se ayudan entre sí cuando perciben que otra necesita una mano. Que Dios los bendiga a todos”.

“Todos fuimos niños alguna vez”

Otro usuario de internet respondió a la publicación expresando que deseaba que todo el mundo se comportara como la señora de la fotografía. Este comentador escribió: “¡Exactamente esto es lo que debería pasar! Todos y cada uno de nosotros fuimos niños alguna vez”.

“Todos fuimos niños alguna vez”

“Es por eso que debemos tener mayor paciencia y empatía y ayudar a los demás si se nos presenta la oportunidad. Gracias por tus palabras y por recordarnos a todos que tenemos que ser más amables con el prójimo”.

Un trabajo estresante

No hay dudas de que volar con niños no es sencillo, especialmente cuando uno es el único adulto responsable por ellos y cuando los pequeños tienden a portarse mal en el avión. Sin embargo, esta experiencia no siempre puede ser evitada.

Un trabajo estresante

Un usuario de internet dijo: “Siempre pensé que los padres de los chicos chiquitos deberían tener prioridad para abordar y para hacer el check in en los aeropuertos. Es un trabajo tan estresante que cualquier cosa puede ayudar. Uno nunca sabe lo que pueden estar sufriendo esas personas”.

Una historia similar

Otro usuario comentó la publicación contando una historia personal. En el comentario se leía: “Una vez estaba volando e hice algo parecido para ayudar a una señora. Ella era madre soltera de dos niños y uno de ellos no paraba de llorar”.

Una historia similar

“Podía notar que la mujer se estaba molestando y le pregunté si quería que probara una cosa. Mecí al pequeño arriba y abajo para intentar que riera, ¡y funcionó! Ser considerado con los demás no cuesta mucho, ¡inténtenlo!”.

Sintiéndose querida y apoyada

Otro usuario también compartió una anécdota parecida. En su caso, también ayudaba a un extraño, pero esta vez la escena había tenido lugar en un autobús. El comentador escribió: “Una vez, una mujer maravillosa se ofreció a mantener a mi pequeño ocupado mientras volvíamos a casa en transporte público”.

Sintiéndose querida y apoyada

“Ella se dio cuenta de que yo estaba a punto de largarme a llorar y empezó a hablarle a mi hijo, a jugar con él… Incluso le regaló un dulce. Una cosa es segura: el chico dejó de gritar”.

Una experiencia estresante

Otro usuario de internet también apoyó la historia de Becca, agregando que las tres señoras que la habían ayudado pronto recibirían buen karma por ello. Este sujeto escribió: “Qué adorable. Si tan solo todas las personas actuaran de ese modo…”

Una experiencia estresante

“… entonces el mundo sería un lugar mucho más amable y feliz. Imagínense cuánto mejor sería. Le doy mis bendiciones a esa mujer que colaboró. Dios ve todo y pronto les devolverá buenafortuna por sus actos”.

La amabilidad siempre es bienvenida

La amabilidad siempre es bienvenida. Ser considerado con los demás y tener la posibilidad de hacer algo, por más pequeño que sea, no cuesta nada y encima uno puede terminar cambiándole el día para mejor a otra persona.

La amabilidad siempre es bienvenida

La próxima vez que estén frente a alguien que claramente necesite ayuda, ¿por qué no se fijan qué pueden hacer ustedes? Realmente vale la pena. Es la empatía la que hace que el mundo funcione y las sociedades avancen.

Una situación completamente opuesta

Sin embargo, no toda la gente tiene el corazón tan grande como para hacer estas cosas. Lamentablemente, hay personas en este mundo que estarían más que felices de ver a alguien sufrir y no hacer nada para poder ayudarlo.

Una situación completamente opuesta

A principios de 2018 se viralizó una historia sobre otro niño (de 3 años de edad) que gritaba en un avión. Todo surgió de un video filmado por un hombre llamado Shane Townley. La escena sucedió en un vuelo de ‘Lufthansa’ de 8 horas de duración.

Filmando el calvario

En este caso en particular, Shane decidió filmar todo el calvario del avión con ayuda de su teléfono celular, en lugar de ofrecer su ayuda. En la filmación se lo escucha llamar al pequeño “niño demonio loco”, expresando su enojo por la larga duración del berrinche.

Filmando el calvario

Lo entendemos, probablemente los gritos eran demasiado agudos y toda la experiencia debió haber sido horrible, sobre todo considerando que el vuelo duraba 8 horas. Sin embargo, eso no quiere decir que estemos de acuerdo con que el adulto filmara al chico a escondidas.

Falta de empatía

De acuerdo con otros comentarios, en el video se escuchaba a la madre explicándole a los azafatos que su hijo tenía problemas de conducta y que probablemente ese era el motivo por el cual la criatura tenía problemas para calmarse en el avión. Entonces, sabiendo esto, ¿por qué Shane decidió no ofrecerle su ayuda a la señora si realmente le molestaba el comportamiento del pequeño?

Falta de empatía

La filmación tiene como único objetivo manifestar su descontento, mostrando que claramente podría haber modificado la situación si hubiese sido más empático con la mujer.

Publicándolo en internet

El video fue subido a ‘YouTube’, se viralizó y fue visto cerca de 11 millones de veces. ¿Tenía Shane derecho para filmar al niño? Lo que es peor: ¿estaba moralmente en el lado correcto al publicar ese contenido en internet y permitir que todo el mundo lo comentara?

Publicándolo en internet

Desde entonces, el autor de la filmación fue criticado duramente por un montón de expertos en conducta infantil, incluida la pediatra Dra. Keri Class, que catalogó el material como “inapropiado” y explicó las posibles causas del comportamiento de la criatura.

Un niño angustiado

La Dra. Class afirmó que “un niño no llora en un avión por diversión”. La pediatra enumeró una serie de motivos que podían haber provocado esa conducta, entre los que se encontraban: un severo dolor de oídos, un ambiente en el avión bastante hostil como para que el pequeño se ajustara a él o quizás un fuerte dolor de barriga por la presión de la cabina.

Un niño angustiado

Al final del día, Shane quedó expuesto como un ignorante. Realmente hubiese sido mejor si le ofrecía su ayuda a la madre al principio.

Descargo de responsabilidad: Algunas fotos pueden ser imágenes de stock utilizadas solo con fines ilustrativos. Las personas o los lugares en estas fotos no están asociados con el artículo.